abadias oficialSegún los últimos datos de la entidad Cáritas, casi un tercio de los menores está en situación de pobreza en Catalunya. Las organizaciones que lidian con la situación critican la falta de una estrategia integral frente a una emergencia que dura ya siete años.

El día 4 de febrero del 2015, el Parlament de Catalunya rechazó garantizar por ley el servicio de comedor a niños con dificultades socioeconómicas y, como todos sabemos, desde el departamento de Bienestar Social de la Generalitat se tendrían que adoptar las soluciones oportunas contra ello, pero la Generalitat de Catalunya lleva tres años priorizando la construcción de su estructura de estado y financiando los medios de comunicación afines a ella con millones de euros, mientras los ayuntamientos tienen que aportar la cantidad necesaria para que ningún niño se quede sin comer. Este curso el ayuntamiento de Rubí destinará 760.000€ para ello.

La caída de becas comedor en el Vallès Occidental ha sido de un 46% y más de 2.000 menores de la comarca del Baix Llobregat siguen sin tener beca comedor, a pesar de que cumplen con los baremos establecidos por el Departamento de Enseñanza.

Comer sano tendría que ser un derecho para todos los niños y, para garantizarlo, bastaría con que la Generalitat de Catalunya aumentase una centésima (o un 0,01%) el porcentaje del presupuesto de la Consejería de Enseñanza y éste se destinase a las becas de comedor, de modo que de los actuales 48 millones de euros se alcanzara a los 250 millones.

Un año más, muchas familias que reúnen los requisitos aprobados por la Consejería de Enseñanza se están quedando sin la beca, lo que obliga a ayuntamientos y a las propias escuelas a crear sus propios programas de ayudas para poder atender debidamente a los niños afectados.

               youtube

Entrada anteriorAsí ha sido la visita de Juan Carlos Girauta a Rubí Entrada siguienteResumen pleno Extraordinario presupuestos y ordenanzas